ENTRENAMIENTO AL FALLO

¿Sueles llegar al fallo muscular cuando entrenas? ¿Conoces los motivos por lo que tienes o no que llegar a este fallo? Hay muchas escuelas de entrenamiento y cada una tiene su metodología, encontrarás gente que dice que para mejorar hay que sufrir y llegar al fallo en cada serie y gente que se aleja lo máximo posible del fallo muscular porque dice que eso lesiona. Pero, ¿quien tiene razón y quien no?

¿Cuál es tu objetivo?

En el mundo del deporte, a veces se nos olvida una parte muy importante para valorar si un método es útil o no: el objetivo personal de la persona.

  • Si buscamos generar hipertrofia para aumentar la masa muscular, el entrenamiento al fallo puede tener su lugar, ya que produce un mayor estímulo que nos hará aumentar nuestra masa muscular. Sin embargo, hay que tener cuidado, ya que la fatiga producida por este tipo de entrenamiento es muy elevada y dificilmente podremos recuperarnos a la hora de realizar más series y/o entrenamientos.

  • Si buscamos aumentar nuestra fuerza el entrenamiento al fallo puede no ser el más indicado, sobretodo en deportes donde se tiene que aplicar fuerza a altas velocidades. Los estudios indican que nuestros niveles de fuerza aumenta igual o más sin llegar a este fallo muscular. Por lo tanto, entrenar al fallo lo único que hará es dificultar la recuperación y aumentar el riesgo de lesión, al ser un trabajo más agresivo. Esto no quiere decir que no se pueda entrenar al fallo: se puede, y a veces es útil cuando queremos preparar una competición y recibir un estímulo similar al que vamos a tener o incluso para saber nuestras marcas de cara a esta misma competición. Sin embargo, para aumentar nuestros niveles de fuerza no es necesario.

Entonces, ¿sí o no?

En términos generales, sí, de vez en cuando. Nosotros lo planificamos cuando buscamos generar una hipertrofia, siempre siguiendo una adecuada sobrecarga progresiva. Sin embargo, lo utilizamos de manera específica en algunas series concretas, moviéndonos habitualmente siempre en rangos cercanos al fallo muscular pero sin llegar a él. En las planificaciones de rendimiento utilizamos de forma muy puntual este tipo de entrenamiento según el momento de la temporada en que nos encontremos y para testear las capacidades de los atletas y poder programar acorde a ellas.

Deja un comentario